93.790.85.96 636 768 455

c/La Riera, 14 5e 1ª
08301 Mataró
Centre Sanitari registrat pel Departament de Salut de la  Gencat

Psiquiatría infantil y juvenil

Los tratamientos de psicología y psiquiatría infantil son necesarios cuando la conducta del menor, su convivencia o su capacidad de aprender no son como las de los demás niños.


Los maestros y los padres son los primeros en advertir los problemas de comportamiento o los problemas emocionales de un niño. Para los padres es un proceso muy difícil ya que la ayuda psicológica o psiquiátrica es un tabú muy extendido entre la sociedad actual. El proceso más común entre los padres es consultar a su pediatra de confianza, él será el que les oriente en la búsqueda de especialistas.


Tener que acudir a la ayuda de un psicólogo o psiquiatra infantil suele ser muy difícil para los padres, ya que en muchas ocasiones les asaltan los sentimientos de culpabilidad y de fracaso.


El peor error que pueden cometer los padres es atribuirse la culpa de los problemas psicológicos del niño. Muchas veces, se tiende a pensar que en una infancia normal no pueden darse problemas psíquicos o emocionales pero no es así.


Tanto en la infancia como en la adolescencia y en cualquier otra etapa de la vida humana, las enfermedades están presentes y pueden haber afecciones psicológicas o psiquiátricas al igual que muchas otras enfermedades.


Además, la adolescencia y la infancia son etapas de vida en las que los individuos son extremadamente vulnerables.


Desde que se detecta un problema psicológico o psiquiátrico en el niño, su familia, su escuela y su pediatra deben coordinarse para poder ayudarle cohesionadamente y favorecer su recuperación.


¿Cuáles son los síntomas o indicios de problemas psicológicos infantiles?


Estos indicios varían mucho en función de la edad del niño.


En niños pequeños es común:

  • Malas notas en el colegio aunque el niño haga un gran esfuerzo.

  • Rabietas constantes y sin motivo aparente.

  • Pesadillas y trastornos del sueño persistentes.

  • Agresividad, desobediencia y oposición ante las normas o figuras de autoridad (padres, profesores y demás).

  • Inquietud e hiperactividad.

  • Mucha ansiedad y muchas preocupaciones. El niño lo puede demostrar negándose a acudir al colegio o a realizar actividades con otros niños.

  • Cambios negativos de su rendimiento en el colegio.


En adolescentes los indicios son diferentes y detectaremos problemas si:

  • No se quiere enfrentar a problemas o situaciones diarias.

  • No duerme bien o no come adecuadamente.

  • Sexualidad no acorde a su edad.

  • Baja su rendimiento escolar.

  • Somatizaciones frecuentes: Dolores de cabeza, de barriga y demás. Se queja muy a menudo de dolencias físicas.

  • Se siente deprimido y lo demuestra con un estado de ánimo constantemente negativo, poco apetito, dificultad para conciliar el sueño e ideas recurrentes a la muerte.

  • Consumo de drogas y alcohol.

  • Obsesión con el peso, terror a engordar. El adolescente realiza conductas como controlar mucho los alimentos que come, tomar laxantes y purgantes entre otros.

  • Pesadillas recurrentes y persistentes.

  • Comportamiento muy agresivo y amenazador hacia él mismo o hacia su entorno.

  • Amenaza de irse de casa.

  • Reto a las autoridades, ausencia escolar, vandalismo y delitos menores.


En el caso de detectar cualquiera de estos comportamientos en su hijo no dude en ponerse en contacto con el Gabinet Psicològic Mataró. Tenemos tratamientos para el aprendizaje, el desarrollo y para enfermedades entre niños y adolescentes. Además, tenemos un programa de psicoterapia online para aquellos que vivan lejos del centro y quieran tener un seguimiento.