93.790.85.96 636 768 455

c/La Riera, 14 5e 1ª
08301 Mataró
Centre Sanitari registrat pel Departament de Salut de la  Gencat

Trastorno disfunción sexual

Las disfunciones sexuales son problemas en el deseo, el orgasmo y la excitación (respuesta sexual) que perjudican la vida erótica satisfactoria, acaban afectando a la salud y a la autoestima del sujeto así como a la relación con su pareja.

Las disfunciones sexuales son los problemas relacionados con el funcionamiento erótico de un individuo que, normalmente, le impide tener una vida sexual adecuada. Además, la sexualidad está muy vinculada a la autoestima de las personas con lo que incide de forma directa en cómo la persona se sentirá consigo misma.

¿Cuáles son los determinantes de las disfunciones sexuales?

Los determinantes son muy variados. Pueden variar desde la propia naturaleza humana, es decir, constituciones biológicas y psicología, hasta problemas en el vínculo con la pareja, con el ambiente social y cultural del erotismo o la integración de las potencialidades eróticas de la persona. En psicología, las disfunciones sexuales se describen como síndromes. En todas hay unas características comunes.

Características principales de las disfunciones sexuales

Las características principales de las disfunciones sexuales son las siguientes:
  1. Son procesos de naturaleza erótica. El erotismo es el apetito por la excitación sexual, la excitación en sí misma y el orgasmo como culminación. La calidad del placer así como las construcciones mentales en torno a las experiencias también forman parte del erotismo. 
  2. Muchas veces se cae en el error de pensar que las disfunciones sexuales tienen que ver con los procesos eróticos relacionados con el cuerpo, pero no debemos desestimar los factores psicológicos y experienciales.
  3. Muchas veces se sufren algunas disfunciones sexuales como la anorgasmia por la propia ideología de una sociedad ya que creen que ciertas conductas sexuales son deseables.
  4. Son procesos recurrentes y persistentes en la vida erótica de los individuos.
  5. Se presentan clínicamente como síndromes, grupos de síntomas que permiten identificar grupos de personas con afecciones parecidas. Sin embargo, no siempre se pueden determinar las causas y por ello no se consideran enfermedades en sí.
 

Clasificación de las disfunciones sexuales

  • En el caso de que las disfunciones sexuales estén relacionadas con el exceso o la falta de ganas, las clasificaremos por disfunciones sexuales del deseo.
  • Si el individuo tiene problemas en sentirse excitado o en tener una erección serán disfunciones sexuales de la excitación.
  • Si el individuo no llega al orgasmo o no eyacula en el caso masculino, serán disfunciones del orgasmo (ej. Anaorgasmia).

¿Qué disfunciones sexuales existen?

Entre otras, encontramos las siguientes que son las más frecuentes:
  • Anaorgasmia: Se conoce como la falta de orgasmos. El sujeto no es capaz de sentir orgasmos. Hay muchos factores que intervienen, sobre todo culturales. Afecta tanto a hombres como a mujeres.
  • Aversión sexual: Ataques de pánico, miedo, asco, ansiedad... ante el acto sexual. Es un rechazo total de la sexualidad.
  • Dispareunia: Dolor durante o después de las relaciones sexuales.
  • Eyaculación precoz: Cuando la respuesta sexual orgásmica se presenta mucho antes de lo deseado.
  • Deseo sexual hipoactivo: Bajo interés sexual.
  • Impotencia: El hombre no puede mantener la erección para llegar a la penetración.
  • Vaginismo: Es un espasmo muscular involuntario de los músculos de la vagina que provoca la imposibilidad de la penetración. El vaginismo nace sobre todo de violaciones o pedofilia en la infancia.
 

¿Cuáles son las causas de las disfunciones sexuales?

Son muy frecuentes en drogodependientes, alcohólicos o adictos a los psicofármacos. Muchas drogas afectan en el proceso de la excitación y del orgasmo. Entre otras causas, también aparecen los desequilibrios hormonales, la baja testosterona se relaciona directamente con el deseo tanto en hombres como en mujeres. Finalmente, las causas psicológicas como la baja autoestima, la depresión, la ansiedad o los traumas por abusos sexuales son agentes claramente causantes de las disfunciones sexuales. Actualmente, hay terapias tanto en pareja como individuales que ayudan mucho a la hora de resolver estas disfunciones.