93.790.85.96 636 768 455

c/La Riera, 14 5e 1ª
08301 Mataró
Centre Sanitari registrat pel Departament de Salut de la  Gencat

Tratamiento de Maltrato de género

El maltrato de género hasta ahora ha sido un fenómeno completamente ignorado por la sociedad. 

Es una de las manifestaciones más obvias de la desigualdad y de las relaciones de poder establecidas por los hombres sobre las mujeres.

Aún así, es un concepto que aún genera confusión. No se debe confundir maltrato o violencia de género con la violencia doméstica. La violencia doméstica es cualquier tipo de expresión agresiva y violenta que se produzca dentro de un hogar (marido a esposa, esposa a marido, madre a hijos, hijos a padres, etc.) Lo único que se excluye son las relaciones de parejas que no conviven.  

Por otro lado, la violencia de género se entiende como “la violencia hacia una mujer por el mero hecho de ser mujer”. Y aquí incluimos malos tratos de su pareja, agresiones sexuales o física de extraños, mutilación genital. Hay muchas culturas que tienen arraigados actos de violencia de género. 

En la definición de maltrato de género también se incluyen aquellos actos de agresión verbal, mental, sexual o física y amenazas de cometer esos actos, coacción y todas las formas de privación de la libertad del individuo por su sexo.  

¿Cuáles son las expresiones de maltrato de género?

Las siguientes formas de violencia son consideradas Maltrato de género. Si identificas alguna de estas, es el momento de denunciar:  
  • Violencia física: Desde empujones, pellizcos, mordiscos, patadas, quemaduras a puñetazos. El individuo ejerce su fuerza sobre el maltratado con sus propias manos o algún objeto o arma. Es la expresión de violencia más visible.
  • Violencia psicológica: La violencia psicológica existe siempre que haya otro tipo de violencia. Son todo el seguido de amenazas, vejaciones, insultos, desprecios… hacia la víctima. La violencia psicológica desvaloriza al usuario, supone criticar su trabajo, sus ideologías, sus opiniones, su forma de vestirse y todo lo que la constituye como a individuo independiente.
Muchas veces, implica una manipulación. El agresor es capaz de usar lenguaje no verbal como hacerle el vacío o mostrarle una indiferencia total para provocarle sentimientos de culpabilidad.  
  • Violencia económica: El agresor controla todos los gastos de la víctima y el acceso al dinero. No quiere que trabaje, la obliga a entregarle el dinero que gana, se lo gasta en lo que quiere. En algunas ocasiones la víctima acaba solicitando préstamos a familiares o servicios sociales para poder afrontar los gastos de su agresor.
  • Violencia sexual: Imponer relaciones sexuales mediante la intimidación, la coacción y la amenaza.

Los signos para detectar el maltrato de género

Actitudes, comentarios e incluso omisiones son expresiones de la violencia de género. Se considerará víctima del maltrato de género si la pareja o expareja desarrolla las siguientes actitudes:  
  • Desprecia, ridiculiza o ignora los sentimientos de su pareja.
  • Insulta y desprecia a las mujeres globalmente.
  • Si ejerce humillaciones, gritos, insultos tanto en privado como en público.
  • Amenazas tanto a la víctima como a su familia.
  • Realiza acciones de violencia física.
  • Aísla a la víctima de familiares y amigos.
  • Fuerza a mantener relaciones sexuales.
  • Controla el dinero y las tomas de decisiones importantes.
  • No le permite trabajar.
  • Amenazas constantes en dejarlo.
Las relaciones saludables son aquellas en las que la confianza y el respeto mutuo son dos aspectos primordiales. Si en una relación los celos y el control se vuelven más que frecuentes es importante alertar y actuar. La dependencia emocional de una persona maltratada hacia su maltratador es muy frecuente, pero existen terapias para poder superar este problema. En muchas ocasiones, se recurren a informes periciales que ayudan a los jueces a vislumbrar los casos, sobre todo cuando hay por medio menores.