93.790.85.96 636 768 455

c/La Riera, 14 5e 1ª
08301 Mataró
Centre Sanitari registrat pel Departament de Salut de la  Gencat

Retraso Mental

El retraso mental o la discapacidad intelectual es una anomalía a la hora de aprender. Se entiende como la adquisición incompleta y lenta de habilidades cognitivas durante el desarrollo humano que impiden el desarrollo pleno y corriente.

  El retraso mental es un funcionamiento intelectual inferior a la media de forma notable. Se presenta con otras limitaciones en las áreas de habilidades adaptativas: cuidado personal, comunicación, vida en el hogar, comunidad, habilidades sociales, autocontrol, seguridad, habilidades académicas, ocio, salud y trabajo. Son áreas que construyen la vida adulta de las personas.  

¿Cuáles son las causas de retraso mental?

La discapacidad intelectual o retraso mental actualmente afecta a un 1% y 3% de la población. Hay muchas causas que inciden a que una persona presente un retraso mental pero los médicos no han determinado una razón específica, sólo el 25% de los casos son determinables. Aún así, hay unos factores de riesgo que podrían ser los causantes de esta afección. Entre las causas encontramos:   

- Anomalías cromosómicas (Ejemplo síndrome de Down).
- Ambientales.
- Infecciones (Se presentan al nacer y ocurren después del nacimiento).
- Metabolismo (Hiperbilirrubinemia, niveles altos de bilirrubina en bebés).
- Nutrición: Los bebés desnutridos pueden presentar un retraso mental.
- Exposición a tóxicos: Si durante la gestación del bebé la madre consume alcohol, cocaína, anfetamina y otras drogas.
- Traumatismos: Tanto antes como después del nacimiento.

 

¿Cuáles son los síntomas del retraso mental?

Para poder ver si tu hijo sufre una discapacidad intelectual, un problema de desarrollo o aprendizaje tal como el retraso mental debe detectar los siguientes aspectos:  
  • - Las habilidades motoras se desarrollan muy lentamente o no se desarrollan en absoluto. Dificultad para expresarse.
  • - No crece intelectualmente y su comportamiento es continuamente infantil.
  • - No tiene curiosidad.
  • - No se mantiene al día en la escuela.
  • - Inadaptabilidad.
  • - No entiende las reglas sociales.
 

¿Cómo se diagnostica el retraso mental?

Existen distintas pruebas para analizar el desarrollo del niño y evaluar sus capacidades de aprendizaje y crecimiento:  
  1. Análisis del coeficiente intelectual. Si el niño se sitúa por debajo del 70 tiene un retraso mental.
  2. Prueba del desarrollo de Denver anormal.
  3. Desarrollo muy por debajo del de sus compañeros de su misma edad.
  4. Puntuación en el comportamiento de adaptación por debajo de la media.
 

¿Cuál es el tratamiento del retraso mental?

El tratamiento no eliminará completamente el retraso mental. Éste tiene como objetivo desarrollar al máximo las habilidades y el potencial del individuo. El entrenamiento y la educación especial empezarán desde la lactancia. En este entrenamiento y educación especial se trabajarán las destrezas sociales para ayudar al niño a que se desempeñe de la manera más normalizada posible. En Gabinet Psicològic Mataró creemos en la importancia de crear terapias conductuales que sean útiles para estas personas con una discapacidad intelectual. Es necesario que el especialista evalúe al sujeto para identificar otros problemas de salud física o mental.  

¿Cómo se puede prevenir el retraso mental?

Hay ciertos aspectos que pueden prevenir los retrasos mentales:  
 
 - Evaluación genética: El asesoramiento genético, los exámenes durante el embarazo y las revisiones médicas pueden ayudar a que los padres entiendan los riesgos, poder tomar decisiones a tiempo o planificar. 
- Aspecto social: Los programas para nutrición pueden reducir la discapacidad intelectual que se asocia con la desnutrición. Es necesario intervenir en situaciones de pobreza o maltrato para que el niño no sea vulnerable al retraso mental. 
- Tóxicos: No exponerse a metales pesados y toxinas, reduciremos así el riesgo de discapacidad. Se debe concienciar a las mujeres sobre los riesgos de las drogas y el alcohol durante el embarazo. 
- Infecciones: Hay infecciones que favorecen las discapacidades intelectuales. Prevenir estas enfermedades reduce notablemente el riesgo. La rubéola, se puede prevenir con vacunas y evita estos problemas. También se debe evitar exponerse a heces de gatos y a ciertos insectos.