93.790.85.96 636 768 455

c/La Riera, 14 5e 1ª
08301 Mataró
Centre Sanitari registrat pel Departament de Salut de la  Gencat

Trastorno de las habilidades motoras

Lo que caracteriza esencialmente al trastorno de las habilidades motoras es la alteración del desarrollo de la coordinación motora.

  Se manifiesta a través de una deficiencia en la coordinación de los movimientos, una torpeza generalizada. Los pequeños que sufren este tipo de trastorno presentan problemas para coordinar su cuerpo a un nivel inferior del esperado por su edad y coeficiente intelectual. Esta dificultad se puede identificar en los movimientos que implican todo el cuerpo: saltar, correr, ir a pata coja e incluso, abrochar botones, usar las tijeras o escribir.   

  Estos problemas pueden estar afectando al rendimiento académico y a la vida cotidiana. Además también tiene que descartarse cualquier enfermedad médica. Muchas veces se asocia a otros trastornos del aprendizaje, a trastornos de la comunicación o al TDAH. Es normal que los problemas motores se prolonguen durante la adolescencia o la edad adulta y pueden llegar a afectar a la salud mental, física y al entorno académico. 

Este trastorno debe tratarse lo antes posible para que el individuo afectado no sufra problemas con sus relaciones, problemas de baja autoestima o problemas de comportamiento. Aún así, este trastorno se presenta de formas distintas en cada individuo y tiene cursos distintos. Es imprescindible identificar el trastorno y diferenciarlo de problemas neurológicos o de la simple torpeza de los niños hiperactivos.   

  ¿Cuáles son los síntomas del trastorno? 

  Los niños con este trastorno del desarrollo tienen dificultades al coordinarse. Para verlo debemos compararlo con niños de su misma edad. Algunos de los síntomas son los siguientes:  
  • - Retrasos en el desarrollo para gatear, caminar o sentarse.
  • - Torpeza.
  • - Problemas para la succión o deglución en el primer año de vida.
  • - Problemas con la coordinación motora fina o visual (usar tijeras, atarse los zapatos…).
  • - Problemas con la coordinación motora gruesa (saltar).
  ¿Cuál es el tratamiento de los trastornos de las habilidades motoras? 

Este tipo de trastorno va asociado con complicaciones psicológicas como la baja autoestima, la pasividad, la frustración y el evitar situaciones nuevas de aprendizaje. Los casos leves se resuelven gracias a la educación y a la terapia práctica con constancia. Hay algunos sujetos que aún arrastran algunos déficits durante la edad adulta, sobre todo los problemas psicológicos derivados del trastorno. Es normal que un adulto que haya sufrido esta afección durante la infancia tenga problemas de autoestima.   

  Para evitar posibles complicaciones en el futuro debe tratarse el problema lo antes posible con un plan individualizado para cada caso. Se debe partir de una evaluación inicial y adaptar el tratamiento al pequeño. En el tratamiento deben implicarse los profesores, especialistas y padres. Con una comunicación cuidadosa podemos ganar mucho y ayudará al niño a progresar. Se trabajarán aspectos de autoestima y de aprendizaje.   

  La implicación de los padres es muy importante. Deben apoyar el programa educacional propuesto por los psicólogos y reforzar las conductas positivas del niño sin criticar. Hay actividades tan sencillas como escuchar el niño leyendo que pueden ser de gran ayuda. Los psicofármacos, las vitaminas o las dietas específicas no se han demostrado como tratamiento para este trastorno. La terapia trabajará la baja autoestima, la asertividad, la flexibilidad y la paciencia. Manejar las complicaciones psicológicas derivadas del trastorno es necesario para poder superar el problema. La familia debe detectar el problema y aceptarlo, contactar con un psicólogo profesional y aceptar la ayuda para poder superar el problema con el pequeño.

 En nuestro centro en Mataró disponemos de un equipo profesional para tratar este trastorno.