93.790.85.96 636 768 455

c/La Riera, 14 5e 1ª
08301 Mataró
Centre Sanitari registrat pel Departament de Salut de la  Gencat

Trastorno de tics

Es un trastorno que se caracteriza por la aparición de tics, movimientos o ruidos breves y repetitivos. Son involuntarios e incontrolables.

Los tics, en un trastorno de tics, aparecen varias veces al día y son muy molestos ya que inciden en áreas muy importantes de la vida del paciente: vida social, escolar o laboral.  

¿Cuáles son las causas del trastorno de tics?

Entre un 1% y un 2% de la población sufre este trastorno. Es una afección más común que el síndrome de Tourette, aunque puede ser un indicio de este síndrome. Los tics crónicos pueden ser expresiones del síndrome de Tourette. El trastorno de tics es común entre niños y preadolescentes

Las causas del trastorno pueden ser tanto físicas como mentales (en el sentido psicológico). No se sabe exactamente cuáles son las causas del trastorno, actualmente, se atribuye a una serie de factores. En distintas investigaciones se afirma que los tics pueden ser hereditarios, en algunos estudios se identifica una mutación genética en el síndrome de Tourette. Algunas anomalías en el cerebro también pueden ser las responsables de los trastornos de tics. 

Estas anomalías muchas veces nacen de otras afecciones mentales tales como la depresión y el trastorno de hiperactividad con déficit de atención. El trastorno de tics también puede estar vinculado a los neurotransmisores. Gracias a estas investigaciones relacionadas con los neurotransmisores y los tics se han podido encontrar fármacos para combatir esta afección.  

¿Cuáles son los síntomas del trastorno de tics?

Los niños que padecen este trastorno acostumbran a presentar tics faciales y presentan movimiento de brazos, piernas y más áreas del cuerpo. Los tics pueden presentarse de estas maneras:
  • Movimientos repetitivos sin ritmo.
  • Urgencia total para hacer el movimiento.
  • Movimientos espasmódicos como por ejemplo: apretar los puños, parpadear, abrir las fosas nasales, muecas, mover las manos espasmódicamente, encoger los dedos de los pies, encoger los hombros, sacar la lengua…
Muchas veces los tics se ven como un comportamiento nervioso, agravan el estrés y no se presentan mientras el niño duerme. El trastorno a veces se presenta en forma de gruñido, silbido, gemido y demás ruidos.  

¿Cómo se diagnostica?

No hay pruebas concretas para diagnosticar el trastorno de tics. Estos trastornos son muy difíciles de diagnosticar porque se pueden asociar a otros trastornos o afecciones. Para poder empezar a determinar el problema, el médico hace una evaluación médica con una exploración física con un análisis de los antecedentes médicos del paciente. Así se pueden descartar otros problemas.   

Es probable que se realicen otras pruebas: gammagrafía cerebral o analíticas de sangre. Estas pruebas se realizan para saber si los tics son síntomas de problemas más graves. Para poder asegurarnos de que es un trastorno de tics deben presentarse las siguientes expresiones:    
  • Uno o más tics de carácter motor (parpadeos por ejemplo) o tics de carácter vocal (carraspeos o gritar palabras por ejemplo).
  • Los tics deben ser frecuentes, debería haber una frecuencia de casi a diario durante cuatro semanas para que sea un trastorno de tics.
  • Los tics deben ser presentes antes de los 18 años de edad.
  • Los síntomas no deben estar vinculados con el consumo de ciertos medicamentos o el consumo de drogas o con afecciones médicas.

¿Cuál es el tratamiento del trastorno de tics?

El trastorno de tics, en muchos casos, desaparece sin recibir tratamiento. Es imprescindible que tanto los familiares como los profesores no se centren en los tics ya que el niño se puede acomplejar y de este modo se agravan los síntomas. Combinar la terapia y los medicamentos puede ser de gran ayuda en los casos de niños con tics que interfieren en el desempeño escolar. 

El estrés puede empeorar estos tics y aumentar la frecuencia. Las técnicas para controlar el estrés también son muy importantes. Desarrollar una terapia cognitivo-conductual es una manera útil de tratar los trastornos de tics. En Gabinet Psicològic de Mataró tenemos herramientas y terapias psicológicas para niños que ayudan a combatir este tipo de problemas y otros más, como el Trastorno por déficit de atención.