93.790.85.96 636 768 455

c/La Riera, 14 5e 1ª
08301 Mataró
Centre Sanitari registrat pel Departament de Salut de la  Gencat

Tratamiento Trastorno TDAH

El Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) es un síndrome conductual que afecta al comportamiento y se caracteriza por una distracción (que puede ser moderada o severa), inestabilidad emocional y conducta impulsiva.

  Además, puede darse o no hiperactividad (comportamiento caracterizado por una actividad excesiva o fuera de lo normal). Tiene algunos puntos en común con el Trastorno Disocial y ambos se clasifican como trastornos por déficit de atención y comportamiento perturbador. El TDAH, que se inicia durante la niñez, puede persistir hasta la edad adulta y ocasionar problemas de aprendizaje, disminución del desarrollo académico y profesional, inseguridad crónica y cambios en el estado de ánimo. En adultos con este problema, también son frecuentes las adicciones a sustancias tóxicas, los comportamientos conflictivos y los síntomas depresivos. Además, pueden existir dificultades para relacionarse y establecer relaciones con los demás (amigos poco estables, relaciones poco duraderas…).  

¿Cuáles son las causas del Trastorno por Déficit de Atención (TDAH) con o sin Hiperactividad?

  Se cree que este problema puede tener un componente hereditario. Tanto es así, que las causas parecen ser genéticas en un 80% de los casos. La mayoría de niños con TDAH, por lo tanto, tienen progenitores (o al menos un miembro de la familia) que lo ha sufrido con anterioridad. En el 20% restante de los casos se considera que puede ser debido a una serie de causas multifactoriales, en las que se combinan factores genéticos con otros ambientales (consumo de alcohol por parte de la madre durante el embarazo, exposición del niño al humo del tabaco, parto prematuro, exposición al plomo…).  

¿Cuáles son los síntomas del Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad?

  Los síntomas se suelen detectar cuando el niño inicia la actividad escolar, ya que suele tener problemas con el aprendizaje de la lectura, la escritura y las matemáticas, algo que ya pone a los padres sobre la pista. Sin embargo, existe sintomatología y comportamientos propios de este trastorno que pueden indicarnos que nuestro hijo lo sufre:  
  • Dificultad de organización.
  • Empezar varias tareas a la vez, aún cuando no se ha terminado ninguna de ellas.
  • Distraerse fácilmente y tener dificultad para mantener la atención.
  • Ser una persona muy creativa y dinámica.
  • Impaciencia y dificultad para esperar. Nerviosismo frecuente.
  • Impulsividad: decir lo primero que les pasa por la cabeza sin tener en cuenta la oportunidad.
  • Preocupación excesiva por asuntos cotidianos.
  • Inseguridad y falta de autoestima (puede ser incluso falta de autoestima crónica).
  • Cambios bruscos en el estado de ánimo.
  • Depresión: sentimientos de abatimiento y tristeza prolongados.
  • Insomnio: problemas para dormir.
  • Irritabilidad: problemas con la gestión de la ira.

¿Cuál es el tratamiento para el Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad?

  Existen diferentes tipos de tratamientos para niños y adultos con TDAH. La elección de uno u otro dependerá de cada caso en concreto, del criterio del profesional y de la existencia o no de hiperactividad. Sin embargo, como norma general, en estos casos el tratamiento se basa principalmente en dos líneas: terapias conductuales y tratamiento farmacológico. Puede optarse por una combinación de ambas o intentar primero las terapias conductuales antes de pasar a la toma de medicamentos. La mejor opción es acudir a un profesional (un psicólogo o un psiquiatra) para que estudie el caso concreto, nos proporcione la información necesaria y realice un diagnóstico y un tratamiento a la medida de cada paciente.