93.790.85.96 636 768 455

c/La Riera, 14 5e 1ª
08301 Mataró
Centre Sanitari registrat pel Departament de Salut de la  Gencat

Trastorno Ansiedad infantil

Cuando nos referimos a ansiedad infantil estamos hablando de ansiedad durante la infancia.

Es decir, un sentimiento de aprensión, nerviosismo y temor excesivo provocado por síntomas reales o imaginarias que se da en niños o adolescentes. Se trata de un trastorno que puede converger en problemas de conducta, introversión y puede acabar provocando problemas sociales y fracaso escolar. 

Por eso, resulta importante detectar cuando una situación normal de ansiedad (puntual debido a situaciones cotidianas, como por ejemplo, un examen o un cambio de escuela) se convierte en excesiva y puede generar problemas más graves para los niños. En este caso, conviene ponerse en manos de un profesional para que ayude a los pequeños a superar esta ansiedad y a recuperar una visión realista, sensata y equilibrada de la vida y las situaciones cotidianas.

¿Cuáles son las causas de la ansiedad infantil?

La ansiedad infantil puede tener diferentes causas y orígenes. Puede deberse a situaciones traumáticas que han experimentado los niños en la escuela, en el entorno familiar… o a problemas de autoestima e incapacidad para relacionarse con los demás, como timidez excesiva. Así, por ejemplo, podemos hablar de:

Fobia escolar: cuando en la escuela se dan situaciones que pueden resultar estresantes y preocupantes para el niño hasta el punto de resultar traumáticas. A menudo, estas situaciones provocan ansiedad, así como también la propia incapacidad del niño para expresarlas o solucionarlas.

Fobia social: se da cuando el pequeño tiene miedo a no ser aceptado por las personas de su entorno. El nerviosismo que le genera esta situación puede derivar en problemas más graves.

Fobia familiar: el niño puede vivir una situación que le genere estrés en el seno familiar, como el divorcio de los padres (trastorno por separación de uno de los dos progenitores), y acabar sufriendo ansiedad infantil y otros problemas derivados.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad infantil?

Un trastorno de ansiedad infantil va más allá de nerviosismo o estrés ante determinadas circunstancias. Se trata de un problema más complejo que  suele expresarse en una gran variedad de síntomas. Algunos de los más habituales son:

Preocupación excesiva: sentimientos exagerados de intranquilidad y preocupación por actividades cotidianas.
Nerviosismo: nervios y estrés excesivos y que generan malestar.
Miedo: pánico a determinadas circunstancias o escenarios.
Tristeza: sensación de decaimiento y abatimiento.
Introversión: problemas para relacionarse con los demás y para expresar sentimientos y emociones.
Trastorno afectivo: el niño puede convertirse en una persona insegura y con problemas de timidez y de asertividad.
Bajo rendimiento escolar: falta de concentración y de atención que se puede traducir en un bajo rendimiento en la escuela.
Trastorno motor: problemas como orinarse en la cama, sonambulismo nocturno, tartamudear, chuparse el dedo…
Somatización: signos físicos que  pueden estar provocados por conflictos psicológicos internos (asma, anorexia, insomnio, cefalea…).

¿Cuál es el tratamiento para la ansiedad infantil?

Este problema puede tratarse reduciendo la respuesta de estrés y nerviosismo y proporcionando al pequeño las herramientas y pautas necesarias para afrontar la situación que le causa malestar. Un tratamiento psicológico en estos casos puede consistir en instruir a los padres sobre las respuestas adecuadas ante la conducta de su hijo, ayudar al pequeño a relajarse mediante ejercicios y técnicas y mejorar la autoestima del niño a través del elogio de sus méritos y capacidades. 

  En el tratamiento psicológico, también se trabaja para cambiar la percepción del niño de los problemas que le generan preocupación, ayudándolo a verlos como un reto o una situación cotidiana. De la misma manera, se les ayuda a exponerse de forma controlada a las circunstancias consideradas amenazantes y se les da las herramientas para que puedan hacerlo solos en un futuro.