93.790.85.96 636 768 455

c/La Riera, 14 5e 1ª
08301 Mataró
Centre Sanitari registrat pel Departament de Salut de la  Gencat

Depresión Mayor

La depresión es el trastorno psicológico más frecuente, afectando a más del 3% de la población general.

Según la OMS, en el mundo hay más de 350 millones de personas con depresión.  Todos los estudios coinciden en que la prevalencia es casi el doble en la mujer que en el hombre, y que algunos factores estresantes vitales, como el nacimiento de un hijo (depresión postparto), las crisis de pareja, el abuso de sustancias tóxicas (principalmente alcohol) o la presencia de una enfermedad orgánica crónica se asocia con un riesgo incrementado de desarrollar un trastorno depresivo mayor.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión mayor?

La depresión mayor se caracteriza por importantes cambios en la manera de pensar, de sentir y de comportarse, que llevan a la persona afectada a tener un estado de ánimo deprimido, a perder la capacidad de sentir placer o interés por cosas que antes sí hacían sentir placer y por las actividades cotidianas de la vida. Los síntomas más comunes son los siguientes:

- Irritabilidad, agitación e incapacidad de relajarse.
- Cambio del apetito, son muy frecuentes las pérdidas o el aumento de peso.
- Desmotivación, falta de energía, cansancio general.
- Incapacidad para centrar la atención en cosas concretas.
- Falta de autoestima, odio hacia uno mismo, sentimientos de incapacidad y de culpa.
- Pensamientos suicidas o relacionados con la muerte.
- Aislamiento y pérdida de interés hacia actividades sociales.
- Insomnio o exceso de sueño.
- Sentimientos abandono.

En resumen, los síntomas más comunes suelen ser los sentimientos de irritabilidad, ansiedad, cansancio excesivo y continuo, problemas de sueño, cambios en el apetito, dificultades de concentración y toma de decisiones, sentimientos de inutilidad, baja autoestima y culpa y deseo sexual inhibido.  

La depresión provoca una forma de pensar negativa acerca de la propia persona, de los demás, del pasado y del futuro, así como del entorno que le rodea. Pueden aparecer pensamientos recurrentes de muerte o ideación suicida, incluso intentos reales de poner fin a su vida. Todo ello puede surgir no sólo en personas adultas, sino que también existe la depresión infantil.  

La persona deprimida deja de realizar actividades placenteras y/o obligatorias o, si éstas se hacen, requieren de un gran esfuerzo por parte de la persona (por ejemplo, levantarse, lavarse, vestirse, ir al trabajo, estudiar, etc). Si las actividades placenteras se siguen realizando, no producen el mismo nivel de satisfacción que antes de la depresión.

¿Cuáles son las causas de la depresión mayor?

No hay unas causas exactas que generen este tipo de enfermedad. Aún así hay teorías que afirman que la depresión nace de desajustes químicos en el sistema neurológico. Aparte de estos posibles problemas hay agentes que hacen que los individuos sean propensos a desarrollar una depresión:

- Hipotiroidismo, cáncer o dolores crónicos prolongados.

- Abuso de drogas y/o alcohol.

- Medicamentos como los esteroides.

- Una mala rutina del sueño: dormir poco, acostarse muy tarde, no descansar.

- Sucesos de alto estrés como rupturas, enfermedades, muertes de seres queridos, maltrato en la niñez, pérdida de un trabajo, bullying...

¿Cuál es el tratamiento de la Depresión Mayor?

La terapia cognitiva parte de la idea de que la depresión se produce por una alteración en la forma de pensar, que a su vez afecta a la forma de sentir y de comportarse. El psicólogo ayuda al paciente a analizar los errores que hay en su pensamiento (denominados distorsiones cognitivas) para que el paciente piense de una forma más realista, que le ayude a sentirse mejor y a tomar decisiones para resolver sus problemas. 

El terapeuta suele mandar tareas para casa y experimentos para que el paciente ponga a prueba su forma de pensar. Por otro lado se programan actividades gratificantes y se organiza el tiempo del paciente con el objetivo de tener un entorno más reforzador. 

También se entrena al paciente a ser más asertivo y más sociable, utilizando para ello distintas técnicas de la terapia cognitivo-conductual como son el ensayo de conducta y la exposición a las situaciones temidas.